Redacción Medios El  Punteño,  se tomó el trabajo de buscar y analizar los nombres de los nombramientos de Videla, pero también se encontró con algunas sorpresas.

En pocos días, la Juana Koslay de Andrés Vallone dejó de ser esa ciudad gestionada por un equipo, para pasar a ser una ciudad donde ya empiezan a escucharse algunos reclamos que habían desaparecido y a ver cada día a grupos de individualidades en la calle con las mismas tareas e individualidades en el edificio de Av. Portezuelo intentando armar un plan de acción, aparentemente sin mucho éxito.

Empleados que hablan de desorganización, muchos caciques subidos arriba del caballo y funcionarios nuevos que se la creyeron. Nada nuevo cuando falta un líder.

Dicen que Perelló se ha convertido prácticamente en la mano derecha del nuevo intendente y ya tuvo su primer arranque de “jefe” y mandó echar al encargado de Deportes, “trasladó” a Jesica Chavez a la biblioteca popular al lado de la Comisaría 5° e hizo un enroque en la biblioteca municipal entre Pablo Cruceño y Valeria Carranza. El primero vuelve a Turismo y la segunda es sacada del edificio municipal. Dicen que Perelló está en la mesa chica del intendente, junto a Dalesandro, Obuchowicz, Vallesi y una desconocida empleada de apellido Puig. Aunque no es desconocida para los empleados de la municipalidad.

¿Hay algún negocito entre Álvarez de UTGHRA con la Muni de Juana Koslay asociado con Carlos Dalesandro secretario general de la Muni y tambien secretario general del gremio de los informáticos a espaldas de Alberto y Adolfo?

Cosa extraña, no participa el Secretario de Servicios Públicos, Arq. Marcelo Gil Garro, tal vez por comandar un área devaluada. De la anterior Secretaría de Obras Públicas y Gestión Urbano Ambiental, que tantas satisfacciones tuvo en la anterior gestión, nada ha quedado. Veremos si la nueva gestión es capaz de recuperar el brillo perdido o sólo se quedará en los “servicios públicos”.

En la página del municipio, en el nuevo organigrama, un área sensible como es Bromatología se encuentra vacante, pero se sabe que está a cargo de Analía Calderón, empleada de planta permanente con título de geóloga y con los mismos empleados de siempre, alguno con pasado no muy claro.

También figura vacante el Programa de Recursos Humanos, aunque hemos averiguado que al frente se encuentra Maria Di Giamprieto, ex directora de Recursos Humanos de la Municipalidad de San Luis, donde no la recuerdan con mucho cariño.

Otra perla de la gestión es el traspaso de Mario Berrueta, ex jefe de Programa Tránsito, en el cargo de Secretario Administrativo del Concejo Deliberante y su lugar es ocupado, según datos obtenidos, por el regreso de una ex empleada de la Secretaría de Obras en la época del Ing. Guillermo Fernández, Marisa Di Genaro, que no figura en el organigrama.

De los premiados integrantes de la Radio Municipal, no quedó nadie. Ni Cusomano, ni Orozco, ni la programación. Un canal desaprovechado. Una inversión vacía a la cual no supo o no pudo sacarle provecho.

Tanto se nota el cambio rotundo del equipo, que viejos empleados tratan de adaptarse a los nuevos y viceversa, pero no con mucho éxito de los últimos. Se perdió la camaradería a decir de algunos. Se fueron los importantes, dicen otros. Se desarmaron amistades de trabajo y hay que volver a construir confianza.

No hay cuadros técnicos de valía, al menos hasta ahora no han relucido, comparado con la gestión anterior, incluso con la más anterior e incluso con la primera gestión de Vallone.

Leer primera parte, Juana Koslay: Los nombramientos de Videla ya comienzan a generar dudas y sospechas

Aunque convengamos que esto recién empieza, que las fiestas están en medio de todo, que las figuras nuevas todavía no se han adaptado, que todavía no se ha podido pensar en nada.

Equipo que gana no se toca, dicen los técnicos de fútbol. Claro que puede haber alguna excepción con rotación incluida. Pero cambiar todo el equipo, o al menos las piezas importantes, eso no se hace. Jamás.

En la nota anterior, ésta ido pensar en nada y que todavía tiene el crédito de los 100 días de todo gobierno nuevo. Esperemos que no lo malgaste

Veremos en el tiempo qué va sucediendo. En el  mientras tanto, esperemos que el tiempo no pase infructuosamente.

 

Esta historia continuará  

 

 
 

Traductor/Translate