Ayer lunes, siendo Navidad, el Balneario Municipal abrió sus puertas para que gran cantidad de personas de todas las edades, lo eligieran para vivir la festividad en un entorno de diversión, pileta, sol y dispersión.

                                                             

Desde temprano y por la tarde, llegaban al predio vecinos de nuestra ciudad, de distintos punto de San Luis y visitantes de otras provincias, para compartir el día con almuerzos, meriendas y hasta un que otro asado de noche. Entre familias y amigos, más de 500 personas aprovecharon al máximo de las instalaciones y servicios del balneario.

En una espléndida jornada, las piletas con sus toboganes fueron protagonistas llenándose de juegos, risas y alegría de niños y adultos, mientras otros disfrutaron de mates y cosas ricas bajo la sombra de los árboles y quinchos, pasando una excelente jornada de Navidad.

 
 

Traductor/Translate