Fuente e imagen El Diario de la Republica

Tienen entre 7 y 21 años, pertenecen a la iglesia Reina de la Paz, de La Punta, y trabajan todo el año en campañas solidarias.

“Nosotros más que rezar, hacemos”, expresó Guillermo Prat, coordinador del Grupo Scout Diocesano Nº 7 “Regina Pacis”, que pertenece a la iglesia Reina de la Paz, en la ciudad de La Punta. Aclaró que de ninguna manera quiere decir que orar no sea importante, sino que el espíritu de los scout es practicar la fe con acciones concretas que lleguen a quienes lo necesitan. Con esa misión como guía 87 chicos, recorren la provincia desde hace diez años y celebraron su primera década juntos con una fiesta familiar.

El grupo omite de su denominación la palabra “boy” ya que en su mayoría está conformado por chicas. Algo que, según detalló Prat, se repite en todo el movimiento a lo largo del país.

Los scouts “punteños” nacieron  el 28 de abril de 2007. Tomaron su nombre de la iglesia local, pero en latín. Pertenecen a la Asociación Diocesana de Estados Católicos de San Luis y dependen del obispo. En la actualidad lo conforman jóvenes, de entre 7 y 21 años, y 4 dirigentes.

A lo largo de estos diez años han realizado numerosas actividades sociales por toda la provincia. Participaron de distintos campamentos católicos y realizaron diversas campañas solidarias, principalmente en circunstancias de emergencia o en fechas especiales.

“Durante los incendios que se produjeron en las sierras, en los últimos años, llevamos alimentos a las zonas afectadas. También armamos una cocina de campaña y le preparamos comida caliente a los bomberos”, contó Prat y destacó que luego la institución les dio un diploma en reconocimiento y agradecimiento por el trabajo que hicieron.

En el invierno del año pasado realizaron una colecta de ropa y la repartieron en las zonas rurales y en diciembre visitaron el paraje El Milagroy les llevaron a todos los vecinos un pan dulce como regalo de Navidad.

Prat indicó que también participaron en las campañas de ayuda para los inundados, y  llevaron todo lo recaudado a Luján.

“Además de formar a los chicos en lo que es vivir en la religión católica, se les enseña a trabajar por los demás. Es importante rezar, pero si se lo hace trabajando, mejor”, reiteró.

El “maestro scout” contó que los dirigentes se forman durante cinco años para poder coordinar un grupo. “No es arrancar y nada más, hay que estudiar y prepararse bien, porque trabajamos con lo más importante que tiene una familia: sus hijos”, aseveró.

El sábado, ese concepto quedó reflejado en el festejo que realizaron por los diez años de sus historia, en la Escuela Nº 40 "Héroes de Malvinas". La familia se reunió, acompañó y divirtió junto a los chicos. Hubo danzas folclóricas y un show a cargo del padre Gonzalo Ciperiani, que tocó la guitarra acompañado por otras dos personas de la parroquia. El ballet de adultos mayores también se sumó a la fiesta y se armó el baile hasta pasada la medianoche.

“Estamos muy agradecidos con las autoridades de la escuela que nos cedieron el lugar y la Municipalidad que nos facilitó el sonido y las gaseosas”, añadió Prat.

 
 

Traductor/Translate