La artesana de La Punta, Silvia Farías, participará representando a nuestra ciudad el próximo mes de octubre, cuando se celebren los 150 años de la localidad de Benito Juárez, llamada por quienes bien la conocen «Capital de la Amistad».

Farías, reconocida artesana que elabora magníficamente todas sus obras en porcelana fría, fue invitada por Sara Morgan, amiga y representante de un distinguido artesano de la localidad de Villa Cacique -Barker-, Carlos Grunembaum, con quien Farías realizará próximamente una obra en conjunto que asimismo será expuesta en la fiesta aniversario de la localidad.

“En el mes de julio me reuniré con Grunembaum para ultimar los detalles de nuestro arte en conjunto, que consistirá en un cuadro pintado por él y trabajado por mí en relieve”, contó Farías emocionada.

Ésta, junto con otra de sus obras más importantes llamada “Volver a Vivir” serán las frutillas de la torta, además de exponer todos los trabajos que Farías viene realizando desde hace tiempo, con cada vez mayor expertise.

El trabajo mencionado consiste en un tronco de Aguaribay, autóctono de La Punta, que se quemó debido a los incendios que azotaron la zona hace apenas unos meses. Curiosamente, el árbol renació en uno de sus extremos, mientras que otro, carbonizado por el fuego, se convirtió en la pieza a la que, más tarde, Farías volvió a la vida, adornándolo con sus primorosas orquídeas. “También llevaré mis centros de mesa, figuras realizadas en porcelana fría, bailarinas, negras africanas y, mi especialidad, que son las orquídeas trabajadas en porcelana”, agregó la artista.

Durante el aniversario de Barker, en Benito Juárez, Farías no solamente tendrá la posibilidad de mostrar su arte punteño a artistas de diversos puntos del país sino también a las autoridades locales y, en especial, al embajador de México, quien será uno de los invitados más esperados.  La presencia de esta importante autoridad mexicana se debe al nombre de la ciudad, llamada así en honor al presidente de México entre 1858 y 1872, Benito Juárez García. La presencia del embajador del país del norte constituye un símbolo de la amistad argentino-mexicana.

A pesar de que la artesana de La Punta no ha contado esta vez con ningún tipo de respaldo oficial, su móvil es la pasión por su arte y el gran orgullo de representar a todos sus conciudadanos. “Me siento muy dichosa en exponer en esta ciudad, en una fiesta tan importante, llevando mi obra y representando a La Punta, como vecina y residente de nuestra hermosa ciudad”, concluyó.

 
 

Traductor/Translate