La misma fue  creada por el concejo deliberante de La Punta ante el pedido de vecinos. Música en viviendas a altas horas de la noche, vehículos, sobre  todo  motocicletas con escape libre, etc.

Pero el gran culpable que será puesto en la mira por el denunciado, será el denunciante, ya que no se  tuvo en cuenta la preservación de identidad del denunciante.

Tampoco se tuvo en cuenta la aplicación y los recursos económicos con los que  se debe  contar para implementarla.

El concejo cometió una grave falta: Este medio pidió la  ordenanza la pasada semana, pero pretendía esperar para su difusión que la misma estuviera publicada en el boletín oficial de la provincia antes que el concejo la hiciera pública, sin estar aún en vigencia. Incluso la normativa, exige al municipio la campaña de difusión recién cuando la reglamentación entre en vigencia ¿No es contradictorio?.

Antes  que nada, la misma debe estar, reiteramos publicada en el boletín oficial del Gobierno de la Provincia. Pueden pasar 7 días como dos meses, luego son sesenta días para su aplicación. Pero es  el mismo concejo quien debe dar las herramientas de aplicación para la preservación de la identidad del denunciante (un vecino común). Y hasta eliminar esos trámites burocráticos a los que llaman “toda  denuncia debe  ser investigada”. (Preferimos decir debe ser probada) Para lograr esto debería haber un batallón de inspectores  y policías buscando  infractores disponibles las 24 hs del día, los 365 días del año.

Ante un ruido molesto en una vivienda particular ¿a quién debemos llamar para que acuda de manera inmediata?, no está explicitado en la ordenanza.

Toda ordenanza debe ser útil para regular una actividad  en favor de la comunidad. No para que el burocrático sistema, solo logre, rencillas entre vecinos. Denunciantes y denunciados. En su “Art. 9º  El Departamento Ejecutivo investigará todas las denuncias que se  formulen sobre perturbaciones radiofónicas provocadas por maquinarias o aparatos eléctricos; y previo su debida comprobación, aplicará las sanciones establecidas en la presente Ordenanza”. Pero no garantiza que se preservará la identidad del denunciante.

Parece ser en tanto que el concejo se lava las manos, dicta una ordenanza para cumplir con un pedido y que luego entre vecinos se muerdan la oreja.

La tarea está hecha y los concejales punteños este mes justificaron su sueldo.

 

A CONTINUACION LA ORDENANZA COMPLETA: 

Ordenanza N" 333 Ruidos Molestos

 
 

Traductor/Translate