liquidacionporcierredos

imagen ilustrativa

Este medio en su habitual recorrida por la ciudad, recorrio 224 comercios. Todos ubicados en diferentes puntos de la ciudad. Desde la licitación 1 (el alto) hasta la licitación 7 (el bajo). Desde el Modulo 15 hasta el último comercio ubicado en el barrio 600 viviendas.

La situación en lo que respecta a ingresos en la ciudad es caótica.

De cada 10 personas consultadas 2 tienen empleo seguro, 3 hacen changas que es lo mismo que estar desocupados 1 es comerciante en caída libre, 1 vive de algún oficio y las últimas no consiguen nada o logran un mínimo ingreso vendiendo orégano, nueces, empanadas, tortitas o panes y recorriendo casa por casa para lograrlo.

El sueldo promedio del trabajador ronda entre los 5000 a 8000 pesos.

Imposible mantener una familia. Ni siquiera cubre los costos de la canasta básica familiar, la que abril estaba en 17.500 pesos mensuales.

Cuando estas situaciones suceden, lo primero que los vecinos dejan de pagar son los impuestos municipales, provinciales, seguros automotor, salud, monotributo, educación, apoyo escolar.

Cambios de hábitos en la comida diaria, compra de ropa usada. Baja en los abonos de celulares y en TV por cable entre otros recortes.

Los comerciantes como se dice en los pueblos “pucherean”. comercio-vacio

El cierre de comercios está a la orden del día sobre todo en aquellos que son inquilinos. Un comercio de venta de “Todo Suelto” “una librería escolar”, “una panadería”, una “ferretería”, nos relataban que solo se vende algo por la tarde noche, cuando los vecinos vuelven de trabajar en San Luis Capital.

¿Entonces cual es el problema? ¿Cuál es la solución?.

El motor de la economía en toda localidad es la creación de empleos.

La Punta aún espera la fábrica prometida en 2007 en un acto político en plena campaña de Candela Thompson que eran 100 puestos de trabajo.

Una ventaja, todas las viviendas son casas de barrio. Aquellas que no fueron canceladas y son muchas, pagan una cuota por la misma muy baja, pero ante la situación económica muchas veces, se torna impagable y no es porque no quieren, es porque no pueden.

Un relevamiento realizado por nuestra redacción, resaltaba que en el Barrio Los Lapachos a diferencia del resto de la ciudad se están construyendo 19 grandes mansiones, esas eran viviendas destinadas a emprendedores. (¿Toman mano de obra local?)

Una sola de esas construcciones tiene el permiso municipal para hacerlo pero data desde el año pasado. Además de violar la ordenanza numero 57/2010 también tiran escombros formando basurales sin pagar el canon de retiro de escombros. O por lo menos en áridos, sea solidario vecino, si le sobraron, vea  quien humilde o trabajador necesita y se lo regala.

Solo en ese barrio, apenas el 35%, de sus habitantes pagan impuestos. Y casualmente parece ser que son los trabajadores empleados comunes de gobierno o laburantes. “Los que más tienen parece que son los que menos aportan”.

No existen desde el ministerio de hacienda incentivos ni fomentos a la proliferación del pequeño y mediano emprendedor. Algo que generaría dos, tres, cuatro, cinco empleos por cada inversión.

Si, se construyen dos grandes hoteles, pero eso no suma al habitante punteño, si la mayoría de los mismos no toman mano de obra local cuando una ordenanza indica que deben tomar 70% de empleados que deben ser residentes de La Punta”.

Tampoco paralelamente, se creó una escuela para capacitar a vecinos en hotelería y gastronomía.

El setenta por ciento de los empleados de la ULP o personal de empresas radicadas allí, son de otras localidades.

Los comerciantes reducen empleados para tratar de zafar. Los vecinos inventan el “pan de cada día”.

Hay hambre en La Punta. Hay hambre de verdad. Y no se vislumbra se ejecuten acciones para lograr levantar la economía local.

¿Qué harán? ¿Vender lotes desde la caja social?. No sirve.

Crear un parque industrial? SUMA. Pero las tierras pertenecen a la provincia.

¿Exenciones impositivas (rentas, ingresos brutos, convenio con el BANCO SUPERVIELLE quien asesina a quienes trabajan con tarjetas, “comerciantes que la pelean día a día y esto por un determinado tiempo? SUMA.

Planes sociales por 2000 pesos, RESTA.

¿Creación de escuelas de oficios incentivadas desde el ministerio de educación? SUMA

¿Reactivar la construcción de viviendas, asfaltados, y más? SUMA SI EL PERSONAL ES DE LA PUNTA. La construcción es otro de los grandes motores de la reactivación económica.

Las ventas en las ferreterías locales cayeron en un 50 por ciento.

En los almacenes un 60 por ciento.

Don fiado esta a la orden del día.

La reparación de vehículos cayó un 50 por ciento según nos indican nuestros vecinos propietarios de talleres.

Hasta las costureras de barrio vieron su economía afectada.

La Punta es ciudad pobre. La Punta es la ciudad de los sueños. De inmigrantes en San Luis, tentados por el slogan San Luis Otro País.

Pero mientras el presidente del concejo deliberante tiene un sueldito de 22000 pesos, algo que podría donar a Ong´s de ayuda, ya que su situación económica personal es muy buena, según él nos indico en algún momento, otros vecinos puchereando en la calle logran juntar con suerte, 2000 pesos o algo más por mes.

Los comedores escolares ya están en La Ciudad. Cuando esto sucede es porque hay HAMBRE.

Hambre. Una palabra que muchos de arriba no deben conocer.

La Punta cambio a la par del país. La diferencia es que si desde el gobierno central o desde diputados a través de nuevas leyes, lo quisieran La Punta podría hacer la diferencia. Solo es una decisión política. ¿Tanto cuesta?

 
 

Traductor/Translate