heroinaLa integrante del seleccionado de handball dejó su pasión, el deporte, para ayudar a mejorar la vida de su papá.

La madre de Joana señaló que ambos se recuperan y que están muy bien de ánimo.  

Mamá, averigüé cómo está papá y me dijeron que bien. El riñón empezó a funcionar”, fueron las primeras palabras que dijo Joana Bolling, sólo unas horas después de salir del quirófano y finalizar el exitoso trasplante en el que le donó ese órgano a Elnes, su padre. La joven ayer cumplió 21 años y pasó su día en terapia hasta que fue trasladada a una sala común del Sanatorio Allende, en Córdoba. Su madre, Betina Dangelo, señaló que ambos se recuperan muy bien de la cirugía y que el órgano fue recibido correctamente. Durante los próximos 60 a 90 días, la ex estrella de básquet de GEPU deberá tener cuidados especiales, mientras que la jugadora del seleccionado de handball, estará al menos un mes sin poder entrenar.

“Joana tenía una tranquilidad y una paz que realmente no te podés poner nerviosa porque te sentís desubicada. Estaba feliz de la vida por entrar al quirófano, ansiosa, no veía la hora de que todo terminara pero no por miedo, sino porque quería que su papá esté bien. Recién ayer (martes) a la noche pude entrar a terapia a verla. Está con todas las conexiones, monitoreada y muy bien cuidada. Sólo tiene algunos dolores esperables de una cirugía”, dijo Dangelo.

Los médicos estiman que seguirá internada al menos cuatro días más, de acuerdo a su evolución.

“Acabo de mirar el teléfono de Joana y tiene 380 mensajes de WhatsApp y no sé cuantas llamadas. No los quiero abrir porque ella me retaría. Hasta que no cambie de habitación a la noche, no va a poder tener su celular porque en terapia no se permite”, mencionó.

Dangelo aseguró que Elnes también respondió bien al trasplante pero deberá permanecer unos días en una sala, aislado, ya que sus defensas están bajas. Recién anoche, pudo visitarlo pero solamente durante media hora, con una vestimenta especial para evitar cualquier tipo de contagio.

“Cuando salió de la operación lo pude ver pero desde lejos y detrás de un vidrio porque está incomunicado. Estaba de muy buen ánimo, sentado, moviéndose, viendo televisión. Y sobre todo, feliz, porque su riñón está funcionando”, comentó y agregó: “Las primeras 24 horas han sido fantásticas con una evolución increíble”.

La familia Bolling se quedará hasta que los tres puedan regresar a su casa de Los Lapachos, en La Punta. “No sé cuánto tiempo va a ser, quizá Joana en una semana esté muy bien, pero los médicos decidirán si puede volver o no”, dijo.

La recuperación de Elnes llevará más tiempo porque corre mayor riesgo. “Hay que tener mucho cuidado de ahora en más y cuando vuelva a casa, porque cualquier bacteria podría ser letal para él. El primer año es de mucho cuidado. No puede estar en lugares muy cerrados ni con mucha gente para evitar todo tipo de contacto”, sostuvo Dangelo.

Solamente tres integrantes de la familia Bolling viajaron a Córdoba porque Elnes Junior, estaba en Patagones, compitiendo en un campeonato de básquet. Mientras que Estefanía se quedó en San Luis cuidando a su abuela que es oxígeno- dependiente.

“Quiero agradecer a toda la gente que hizo cadenas de oración, a los medios de comunicación que difundieron la historia. Hay personas que no veía hace 40 años, otras que ni siquiera conozco que se acercaron a mostrar su apoyo”, expresó emocionada, mientras caminaba por la peatonal en busca de un regalo para Joana. “Estoy buscando algo para llevarle a ese gran corazón que tengo de hija”.

La operación

La intervención comenzó muy temprano. A las 7 llevaron a Joana, e ingresó al quirófano una hora después. “A las 10:15 retiraron a Elnes de la habitación. Recién después del mediodía me dieron el primer informe en donde me dijeron que la cirugía había salido muy bien. Ambas eran en paralelo con dos quirófanos a la vez. Joana salió primero, cerca de las 12, y un rato más tarde, su papá”, relató Dangelo.

 

Fuente EL diario de la Republica

 
 

Traductor/Translate